El spam o correo basura es el azote del mundo virtual. En el mejor de los casos, es una distracción molesta. En el peor, es una fuente de malware y estafas que se introducen en el PC y conllevan el riesgo de infecciones o cosas peores. Lo bueno es que casi todos los clientes de correo o servicios en la web tienen integrado el antispam, una función que puede evitar que llegue casi cualquier mensaje de este tipo al buzón.

Sin embargo, no es perfecta. Así que, si quiere que el buzón esté totalmente limpio y libre de spam, aquí le damos cuatro consejos muy sencillos para que jamás vuelva a ver un correo basura ni a preocuparse por este problema.

1. No comparta su dirección de correo electrónico

Puede parecer algo paranoico: al fin y al cabo, no son sus amigos de Facebook los que le envían el spam. Pero el problema no son ellos... el problema es que Internet está lleno de bots que analizan página tras página en foros, redes sociales y otros sitios web en busca de direcciones de correo que alguien ha publicado sin cuidado alguno. Lo que hacen estos bots es incorporarlas a las libretas de direcciones de los remitentes de correo no deseado. De esta forma, la función de antispam tiene mucho más contra lo que luchar.

No obstante, si necesita compartir su dirección de correo, hágalo de un modo en que los bots no la puedan reconocer: coloque espacios entre las partes del nombre del correo, escriba en letras el símbolo @ y cosas por el estilo. Por ejemplo, en vez de escribir JuanHaCompradoManz4nas@correofalso.com, puede poner JuanHaCompradoManz4nas [arroba] correofalso [punto] com. Los bots de análisis de páginas web siempre buscan direcciones de correo completas, de manera que hacer unos pequeños ajustes es suficiente para despistarlos... y, a pesar de ello, los humanos sabrán hacer el uso debido de la dirección.

2. Tenga varias direcciones de correo

Cuando quiera abrir una cuenta nueva para un servicio o una página web, seguramente tenga que indicar una dirección de correo. Esta dirección no solo se hará pública —por ejemplo, si participa en un foro—, sino que es probable que el propio servicio le envíe ofertas, cupones, boletines y cosas por el estilo (una lata). Y por eso es por lo que debe tener, al menos, dos direcciones de correo: una de uso personal, para sus amigos y demás cuestiones importantes, y otra para cuando se registre en servicios y abra cuentas en la red. Es muy posible que, en la segunda, reciba muchos correos no deseados, pero la que nos interesa, la primera, estará libre de spam.

3. Elija un buen nombre para la dirección de correo

Los remitentes de correo no deseado siempre están a la caza de personas a las que enviar sus correos basura, y han ideado unos cuantos trucos para buscar más víctimas. Por ejemplo, es increíble la cantidad de personas que utilizan su nombre de usuario en la dirección cuando abren una cuenta en línea.

Para los remitentes de spam, es muy fácil adivinarlas: solo tienen que usar su nombre de usuario… por ejemplo, «PaquitoElChocolatero», añadir una @ y luego probar con los servicios de correo más habituales, como Yahoo o Gmail. Lo más probable es que acierten con algunas y su libreta de direcciones aumente un poquito de tamaño.

Así que, como pasa con las contraseñas, las direcciones de correo electrónico no se deben reutilizar. Piense en una que sea distinta y única para que nadie la pueda adivinar con solo mirar sus cuentas o sabiendo su nombre completo.

4. No borre el spam: ¡denúncielo!

Aunque siga todas las sugerencias anteriores, es posible que le llegue algo de correo basura: evitarlo es tan sencillo como escapar de los mosquitos un día de verano al lado de un pantano. Nuestro consejo es que no se limite a eliminar el spam: en el primer momento puede funcionar, pero existe una forma más productiva de deshacerse de esta plaga que también sirve para evitar volver a recibir más correo no deseado.

Márquelo como spam (o correo basura) y envíelo a la carpeta de spam o correo basura.

Todos los programas antispam buenos que estos servicios de correo electrónico utilizan se basan en el aprendizaje automático a fin de diferenciar lo que es spam de lo que no lo es. Al marcar un mensaje como correo basura, está ayudando al programa antispam a aprender qué es lo que debe buscar y la probabilidad de que reciba correos de ese tipo en el futuro se reduce. Y lo que es mejor todavía: como estos datos se comparten con todo el mundo, también estará evitando que otras personas reciban spam. Es muy fácil de hacer y todos salimos ganando.

Espero que siguiendo estos consejos logre mantener el buzón limpio y ordenado. ¡Ojalá se pudiera hacer lo mismo con el correo basura en la vida real!

Pruebe AVG Internet Security de forma GRATUITA

 

AVG Internet Security Prueba GRATUITA