Blog AVG Signal Rendimiento Hardware Cómo supervisar la temperatura de su GPU
How_to_check_your_GPU_temperature-Hero

¿Cómo puedo comprobar la temperatura de la GPU?

Los siguientes pasos muestran cómo se comprueba la temperatura de la GPU en un equipo con Windows 10. Si usa Windows 7, también puede seguir estos pasos.

Este artículo contiene:

    Windows no incluye por defecto ningún software de supervisión de la temperatura, por lo que hay que descargar una herramienta de terceros. Para este artículo utilizaremos la herramienta de supervisión gratuita HWiNFO, con la que comprobaremos el estado de la GPU, aunque cualquier herramienta similar ofrecerá el mismo resultado. Así puede comprobar la temperatura de la GPU con HWiNFO:

    1. Descargue HWiNFO.

      Downloading the system information and diagnostics tool HWiNFO

    2. Cuando instale la herramienta, marque la casilla Sensors-only (Solo sensores). No necesita las demás partes del programa para comprobar la temperatura de la GPU.

      Configuring HWiNFO for Windows 10 to run in sensors-only mode

    3. Con HWiNFO abierto en modo de solo sensores, desplácese hacia abajo por la lista hasta que vea la temperatura de la GPU.

      Viewing GPU temperature in HWiNFO for Windows 10

    ¿Cuál es la temperatura normal para una GPU?

    La temperatura ideal para una GPU está entre 65 y 85 °C (entre 149 y 185 °F) en condiciones de uso normales, por ejemplo, al jugar. Sin embargo, dependiendo del fabricante y el modelo de la GPU, su temperatura de funcionamiento puede desviarse de estos valores.

    ¿A qué temperatura debo empezar a preocuparme?

    Considere 85 °C el límite de temperatura operativa estándar de una GPU. Se puede superar este límite en condiciones de carga intensa, pero no debería ser lo habitual. La temperatura de funcionamiento máximo para cualquier GPU es de 100-105 °C.

    ¿Hay diferencias entre la temperatura de la CPU y la GPU?

    La CPU y la GPU son componentes distintos de su equipo (la unidad central de procesamiento y la unidad de procesamiento gráfico, respectivamente), pero ambas deben evitar el sobrecalentamiento para lograr el mejor rendimiento. Aunque los dos procesadores trabajan juntos, debe comprobar y supervisar la temperatura de la CPU separadamente del nivel de la GPU.

    Puede imaginar la CPU como el cerebro del ordenador. Ejecuta programas y realiza los cálculos necesarios para que todo funcione con normalidad. AMD e Intel son dos de los fabricantes más populares de CPU y ambos ofrecen un catálogo de productos diseñados para distintas necesidades de computación. Realizar pruebas de estrés de la CPU es un buen modo de determinar la clase de tareas que puede o no gestionar, sobre todo si piensa acelerar la CPU, lo que se conoce como «overclocking».

    La GPU es un procesador especializado que se centra en realizar rápidamente tareas repetitivas e intensas, como representar («renderizar») imágenes y vídeos de alta resolución. Las GPU «piensan» de forma menos sofisticada que las CPU, más flexibles y ágiles.

    Las GPU son excelentes para tomar una tarea compleja, descomponerla en otras más pequeñas y luego completar todos los aspectos simultáneamente. Por eso resultan tan útiles para los juegos. Cuando juega a GTA V, Ark: Survival Evolved, Dark Souls 3 o cualquier otro juego de alta intensidad, cada imagen que ve requiere incontables cálculos para representar la iluminación, las texturas, las formas, etcétera. Las GPU logran esos resultados con mucha más eficacia que una CPU.

    ¿Qué significa una temperatura elevada de la GPU?

    Hay varios motivos para una temperatura elevada de la GPU. Normalmente, significa que la GPU está trabajando duro. No tiene por qué ser motivo de alarma, pero, si nota que la temperatura es elevada durante varias horas seguidas, podría empezar a sufrir problemas de rendimiento.

    Al aumentar la temperatura, la GPU puede empezar a autorregular el rendimiento para enfriarse. Aunque haya optimizado el sistema para los juegos o recientemente haya limpiado el equipo, podría experimentar menos FPS (fotogramas por segundo) o una fidelidad de imagen inferior al jugar. Si renderiza o edita vídeos, el proceso puede tardar bastante más si la GPU está demasiado caliente.

    Para maximizar la eficiencia operativa de su equipo, asegúrese de limpiar toda la basura digital que puede calentar la GPU. AVG TuneUp analiza el equipo de arriba abajo para eliminar todas las causas comunes de sobrecalentamiento y reducción del rendimiento, de modo que todo funcione rápido y fresco.

    Causas comunes de una GPU caliente

    No existe una única causa para el calentamiento excesivo de la GPU. A continuación, indicamos las razones más habituales por las que su GPU puede calentarse demasiado:

    • Acumula polvo. Si hace mucho que no abre su hardware para darle una buena limpieza, o si no lo ha hecho nunca, es posible que la GPU se caliente debido a algo tan sencillo como las partículas de polvo. Al acumularse el polvo en la tarjeta gráfica, esta pierde su capacidad para irradiar calor, por lo que no puede enfriarse del modo previsto.

    • Se la ha acelerado demasiado. Acelerar la GPU se refiere al hecho de configurarla manualmente para que funcione a mayor velocidad. Si no practica la aceleración segura de la GPU, es posible que lo lleve demasiado lejos. La GPU se pondrá a trabajar como loca y se sobrecalentará.

    • Los ventiladores del equipo no funcionan. Los ordenadores utilizan uno o más ventiladores para extraer de su carcasa el aire caliente. Si estos ventiladores se atascan con el polvo, o si dejan de funcionar correctamente, no podrán enfriar los sensibles componentes internos del equipo. Es posible que su tarjeta gráfica tenga un ventilador propio, así que compruébelo también.

    • Trabaja demasiado. Algunas GPU son más potentes que otras. Es posible que la esté sobrecargando con tareas demasiado complejas o ambiciosas como para que las gestione con eficacia.

    • Su PC es antiguo. Esta es la causa más probable si está intentando revivir un PC antiguo y utilizarlo con juegos modernos y edición de vídeo 4K. Dos o tres años es muchísimo tiempo en el mercado de las GPU. Es posible que deba invertir en un hardware más moderno.

    Cómo disminuir la temperatura de la GPU

    Para que su GPU se mantenga en buen estado, es esencial lograr una temperatura sostenible. Aquí le explicamos cómo devolver la temperatura de la GPU a niveles normales:

    Icon_01Aumente el flujo de aire en el equipo. Sitúe el equipo en un lugar donde los ventiladores puedan cumplir su función. No ponga un equipo de escritorio sobre una alfombra o dentro de un armario. Pese a su factor de forma, los portátiles no están diseñados para usarlos apoyados en el regazo. Si es posible, coloque siempre el ordenador sobre una superficie lisa, como una mesa. También puede utilizarlo sobre un suelo de madera o baldosas. Asegúrese de que haya espacio alrededor del dispositivo para que fluya el aire.

    Icon_02Limpie el equipo y la tarjeta gráfica. Para limpiar físicamente el equipo, abra la carcasa y retire todo el polvo que vea. Utilice una lata de aire comprimido para limpiar los resquicios y recovecos a los que no pueda acceder, así como los sensibles chips y procesadores. Preste especial atención al polvo en la tarjeta gráfica, incluido el disipador de calor y el ventilador.

    Icon_03Reemplace la pasta térmica de la tarjeta gráfica. Aprovechando que el equipo está abierto, renueve la pasta térmica en la tarjeta gráfica. La pasta térmica se aplica entre la GPU y su disipador térmico (un mecanismo que irradia calor). Con el tiempo, esta pasta pierde parte de su eficiencia y no transfiere igual el calor de la tarjeta al disipador.

    Icon_04Añada elementos de refrigeración o mejore los existentes. Puede cambiar los ventiladores por otros más potentes, o añadir más. También puede consultar mecanismos alternativos, como los soportes de refrigeración de portátiles o los sistemas de refrigeración líquida.

    Icon_05Revierta cualquier aceleración. Si tiene acelerada la GPU, es hora de darle un respiro. Devuelva la tarjeta a su configuración predeterminada. Es posible incluso que deba frenar la GPU. Perderá algo de potencia, pero al menos no se sobrecalentará.

    Icon_06Utilice un controlador gráfico más antiguo. Es habitual notar un aumento en la temperatura de la GPU después de actualizar el controlador gráfico a la versión más reciente. Si el modelo de su tarjeta es antiguo, plantéese volver al controlador anterior.

    Supervisión de los cambios a lo largo del tiempo

    A medida que supervise la temperatura de la GPU a lo largo del tiempo, irá comprendiendo sus propios patrones de uso. Puede ayudarlo a determinar qué tipo de actividades provocan una mayor temperatura de la tarjeta gráfica. Llevar un control de cuándo se producen los picos, y lo que está haciendo en esos momentos, puede servir para resolver problemas futuros de la GPU. Pruebe el rendimiento del equipo con regularidad para asegurarse de que maneja sus tareas favoritas tan bien como debería.

    Supervisar la temperatura de la GPU también puede servir como aviso temprano de cualquier problema con la tarjeta. Si no está haciendo nada diferente, pero la temperatura de la GPU aumenta, es probable que deba investigar lo que pasa.

    La herramienta de comprobación de temperatura de la GPU también puede ayudarlo a llevar un control a lo largo del tiempo. Déjala abierta mientras utiliza el equipo y compruebe luego lo que ha sucedido. Algunos juegos incluyen la opción de mostrar en pantalla información del sistema durante la partida, lo que permite controlar fácilmente la temperatura de la GPU. Así se ve en el popular juego multijugador en primera persona Overwatch:Viewing graphics information in Overwatch for Windows 10

    Limpie el PC y reduzca la presión sobre la GPU

    Un equipo eficiente funciona a menor temperatura, motivo por el que es importante limpiar la basura digital que pueda interponerse en su camino. AVG TuneUp analiza constantemente el equipo para eliminar los archivos basura, el software innecesario y otros motivos habituales de sobrecalentamiento y ralentización del rendimiento. Disfrute de un equipo más rápido y fresco sin tener que comprar ningún nuevo hardware.

    Proteja su iPhone de amenazas con AVG Mobile Security

    Instalación gratis

    Optimice su dispositivo Android con AVG Cleaner

    Instalación gratis