Resulta difícil decir algo negativo acerca de las compras en línea. Los precios son correctos y abundan las ofertas. La cantidad de productos no tiene rival. El envío es rápido y fácil. Y se puede hacer todo desde la comodidad del hogar (o la oficina), lejos del caos y las molestias de las tiendas, especialmente durante las vacaciones.

Según una encuesta de hábitos de compra en los Estados Unidos realizada por BestBlackFriday.com, alrededor de un 54 % de los consumidores de ese país realizaron la mayor parte de las compras navideñas por Internet. Como cifra más generalizada, alrededor del 70 % de los estadounidenses y los británicos compraron habitualmente en línea. Y en el continente europeo, más del 53 % de los consumidores utilizaron canales en línea durante el año 2015. En total, el comercio electrónico minorista se aproximó a los 2 billones de dólares a nivel mundial a finales de 2016.

Donde hay dinero, hay delincuencia.

Cuando hablamos de los robos en línea, los números de tarjetas de crédito sustraídos son solo la punta del iceberg. Los delincuentes también falsifican sitios web populares para atraer a los compradores que buscan ofertas. Publican puntos de acceso wi-fi que parecen legítimos para obtener acceso al PC o el smartphone del usuario engañado. Prometen ahorros increíbles a través de ataques de phishing por correo electrónico. Utilizan publicidad emergente y descargas automáticas para instalar registradores de pulsaciones (keylogger) que recopilan contraseñas e información de cuentas. Y envían al usuario scareware, cupones engañosos y avisos de envío falsos diseñados para que el destinatario haga clic, responda o llame a un número.

Pero su éxito casi siempre depende de nuestro descuido. Esto significa que podemos llevar a cabo algunas acciones para estar más seguros al comprar en línea. Por eso, hemos reunido una lista de siete consejos que deben reducir en gran medida el riesgo de caer en la trampa.

1. Sea fiel a las marcas y los sitios de confianza

A pesar de las infracciones realizadas en las tarjetas de crédito de perfil elevado, como Target y TJ Max, los grandes nombres del sector minorista hacen todo lo posible para proteger sus sitios o aplicaciones móviles. Simplemente asegúrese de verificar siempre que el nombre esté escrito correctamente en la dirección URL (es decir, «target.com» y no «targett.com»), que la aplicación provenga de una tienda de aplicaciones o un sitio corporativo oficial y que está claramente etiquetada, y que el logotipo y los colores coincidan con los de la marca.

Si trabaja con navegadores, asegúrese de que utilicen el cifrado SSL (Secure Socket Layer). Esto crea una línea de comunicación segura entre el PC y el sitio de comercio electrónico. Simplemente confirme la presencia de la «S» después de HTTP en la barra de direcciones de su navegador, es decir, HTTPS. (A veces aparece solo después de haber iniciado sesión o hacer clic en el carro de compra). Si la «S» no aparece, busque una tienda segura en otro lugar.

https-ejemplo-Amazon

Confirme que la «S» aparece después de http.

2. Cuidado con las estafas

Una advertencia de que su cuenta se cerrará a menos que usted envíe una información esencial; podría ser una estafa. Un cupón solo para usted por correo electrónico; probablemente sea una estafa. Una oportunidad de convertirse en cliente misterioso si proporciona su información bancaria; una estafa, también. Un fondo de pantalla muy bonito con un tema atractivo; estafa. Un aviso de un paquete que le indica que haga clic aquí (pero que no parece ser un servicio de mensajería); ¡estafa! Las promociones de Facebook que conducen a sitios externos; ¡ESTAFA!

De acuerdo, está bien, no todo es una estafa, vamos a evitar ser alarmistas. La clave aquí es analizar a fondo todas las ofertas, alertas o advertencias. Las ofertas que parecen demasiado buenas para ser verdad, suelen ser estafas. Cualquier reclamo que solicite información personal o tarjetas de crédito por correo electrónico es muy probable que esconda una actividad delictiva. Verifique la dirección de correo electrónico del remitente y pase el ratón por encima de cualquier enlace (pero no haga clic) para ver a qué dirección apunta realmente. Y las ventanas emergentes que NO son de su proveedor antivirus y que le advierten de que su PC está infectado deben cerrarse, junto con el sitio que las haya originado.

Los minoristas legítimos nunca le amenazarán con cerrarle su cuenta a menos que usted envíe información fundamental. De hecho, nunca le solicitarán información personal o de su cuenta por correo electrónico (o teléfono, si procede). Por todo esto, si tiene la más mínima duda sobre la veracidad de correos electrónicos, mensajes emergentes, sitios web, ofertas, etc., no haga clic, no responda o no llame. Cierre todas las ventanas y continúe con su actividad normal.

3. Use sus propios recursos

Con esto nos referimos al hardware y el software. Nunca compre ni compruebe el correo electrónico utilizando un PC en una cafetería, un hotel, una biblioteca u otro lugar público que pueda ser utilizado por muchas personas. Si debe comprar a través de una conexión wi-fi pública (utilizando solo su propio dispositivo), utilice siempre una VPN (red privada virtual). Una VPN personal, como HideMyAss o AVG Secure VPN, mantiene cifrados todos los datos que se transfieren entre su dispositivo y el portal de pago del minorista. Y si tiene un buen plan de datos y LTE, use su smartphone y su conexión móvil en lugar de la red wi-fi pública, cuando esté fuera de casa.

4. Utilice un método de pago con protección del comprador y verifique las políticas de devolución

Por muy cómodo que pueda ser, el uso de tarjetas de débito debe evitarse al comprar en línea. Las tarjetas de crédito generalmente ofrecen mayores protecciones para el comprador, con límites establecidos en cuanto a la responsabilidad en caso de que alguien robe su número o le estafe. Y los sistemas de pago en línea, como PayPal, Google Wallet, Stripe y Payoneer, aportan una capa adicional entre el comprador y los comerciantes, lo cual significa que usted nunca compartirá información personal o de su cuenta con estos últimos.

A su vez, los comercios legítimos casi siempre permiten las devoluciones. Los comerciantes que solo trabajan en línea normalmente tienen una política de devolución sin trabas. Los comercios tradicionales, en tiendas físicas, a menudo permiten devolver los artículos comprados en línea en sus establecimientos. Si las políticas de devolución no existen, son difíciles de encontrar o son, de alguna manera, complicadas, busque otra tienda.

5. Implemente contraseñas superseguras (y un administrador de contraseñas)

Una de las mejores acciones que puede llevar a cabo para garantizar la seguridad mientras compra en línea es también una de las más básicas: utilizar una contraseña segura. Esto se aplica a todas las cuentas en todos los sitios a los que acceda. No repita las contraseñas ni use variaciones fáciles de descifrar: exacto, necesita una contraseña única para cada cuenta. Dado que esto puede significar disponer de docenas de contraseñas que son difíciles de recordar, también le sugerimos el uso de un administrador de contraseñas.

6. Actualice el sistema

Para Windows, Microsoft publica regularmente actualizaciones y parches de seguridad. Para implementarlos completamente, a menudo es necesario reiniciar el PC. Si usted es como yo, puede dejar su PC encendido de forma ininterrumpida durante días o incluso semanas (poner el PC en modo de suspensión o en hibernación no cuenta). Por lo tanto, es una buena idea comprobar si existe alguna actualización que está esperando ser instalada, antes de entrar en la vorágine de compras. Para hacerlo en Windows 8 y 10, simplemente vaya al menú Microsoft/Inicio, escriba «Windows Update» y posteriormente haga clic en el icono del mismo nombre.

Así es como aparece en Windows 8:

Panel de control de Windows

Solo tiene que escribir Windows Update

La ventana resultante le permite verificar si hay actualizaciones; o le indica que hay actualizaciones en espera y que debe reiniciarse el PC. Por ejemplo:

Pantalla de Windows Update

¡Asegúrese de reiniciar el PC!

Primero, asegúrese de tenerlo todo guardado y agregado a los marcadores. Después, reinicie.

7. Construya una fortaleza alrededor del PC

Si no tiene un antivirus, asegúrese de obtenerlo. Aún mejor, obtenga una versión de pago que también tenga protección contra el spam y los hackers y de sus descargas, como AVG Internet Security. Aunque estemos recomendándonos descaradamente a nosotros mismos, también se trata de una sugerencia seria. Las capas de protección adicionales pueden evitar que los estafadores se infiltren en su bandeja de entrada, así como bloquear a los hackers y verificar las descargas antes de que lleguen a su disco duro. Incluso los usuarios más expertos y que conocen todas las señales de advertencia han hecho alguna vez clic accidentalmente en un enlace inadecuado, porque estaban cansados o trataban de hacer algo rápidamente. Así que cuantas más protecciones tengamos, mejor.

Reflexiones finales

Tal como sugiere la lista anterior, la precaución debe ser su principio rector para comprar en línea. Si algo le parece sospechoso o inadecuado, no se arriesgue. Apáguelo todo, ejecute un análisis de virus, reinicie el PC y empiece de nuevo. El esfuerzo adicional hará que las compras en línea sean mejores y que resulte todavía más difícil decir algo negativo al respecto.

AVG Internet Security Prueba GRATUITA