¡Bienvenido al casino! Tome una copa, escoja un asiento y contemple los maravillosos trucos de magia que puede realizar si desea jugar con sus datos y su seguridad en línea; y todo ello sin ninguna recompensa. En absoluto. 

¿Le gustan los prestidigitadores o los tahúres? Entonces, prepare sus fichas —lo que en este caso significa sus datos importantes, como los de sus tarjetas de crédito, números de cuentas bancarias o su identidad— y apueste, porque estos son solo algunos de los juegos que la casa ofrece hoy.

1. Cree o acceda a cuentas al azar

Si disfruta de los grandes riesgos sin recompensa, es la forma perfecta de pasar su tiempo. Lo único que tiene que hacer es comenzar a crear cuentas en cualquier sitio web o iniciar sesión en una existente desde un enlace que ha encontrado. Sea persistente y obstinado, y perderá todas sus fichas en poco tiempo. 

Aquí está lo malo: los hackers, estafadores y similares crean 1,4 millones de sitios nuevos de phishing cada mes con la esperanza de engañarlo para que les facilite sus valiosas credenciales de inicio de sesión o la información de su cuenta. La mayoría de ellos no permanecen activos por mucho tiempo, pero para cuando han sido detectados y neutralizados, ya han atrapado a algún que otro desafortunado.

Si consideramos que hay menos de 200 millones de sitios web activos en Internet mientras hablamos y que la mayoría de ellos tienen cuentas en las que puede registrarse o iniciar sesión, esto significa que sus posibilidades de intentar iniciar sesión en un sitio falso son de un...  

0,7%

Las misma que encontrarse con un chico de 11 años llamado David. 

No suena tan mal, ¿verdad? Pero la casa se guarda algunas cartas bajo la manga para inclinar las posibilidades a su favor. Por ejemplo, puede recibir un correo electrónico con una oferta tentadora o un «aviso urgente» que requiera su atención inmediata... y le engañe para que inicie sesión en una versión falsa de una pantalla de sesión que le resulte familiar. Los llamamos «correos electrónicos de phishing»; y son más rancios y desagradables que los camarones que llevan una semana en el bufet de un casino, y por lo general son lo que los delincuentes necesitan para incrementar significativamente las probabilidades de que haga clic en algo nocivo.

Pero aún no parece satisfecho. ¿Quizá esté buscando algo más arriesgado?

2. Abra correos electrónicos al azar

Todo un clásico. La gente se la ha estado jugando con sus cuentas de correo electrónico desde que estas comenzaron a existir, pero nunca ha sido más fácil que le arruinen el día con un solo clic. 

Por ello, los correos electrónicos (incluyendo los antes mencionados correos de phishing) son la manera favorita en que los hackers siembran las semillas de su terrible práctica. De hecho, el correo electrónico es el responsable de más del 90% de las infecciones, convirtiéndolo en la opción más obvia para aquellos que tratan de hacer maldades. Se ha informado de que 1 de cada 50 correos electrónicos enviados hoy en día incluyen algún tipo de contenido malicioso, así que si comienze a abrir correos electrónicos aleatorios, las probabilidades de infectarse con malware serían aproximadamente de un...

2%

Aproximadamente las mismas que tiene de ser aceptado en Mensa, la sociedad para miembros con un coeficiente intelectual elevado.

La «buena» noticia es que, con el auge de los bloqueadores de spam incorporados en los proveedores de correo electrónico más populares, tendría que evitarlos para infectarse con la mayoría de estos correos electrónicos. La mala es que a veces los hackers son tan inteligentes en sus correos electrónicos, haciéndolos tan convincentes o aparentemente auténticos que no solo son capaces de engañar al filtro de spam, sino a su sentido común. Por eso es mejor que, cuando un correo electrónico le inste a hacer clic en un enlace o un botón para descargar un archivo adjunto que no reconoce o no entiende, lo ignore... al menos si no está de humor para jugársela.

Hablando de...

3. Descargue cualquier aplicación

Los smartphones son muy populares en la actualidad, como ya sabrá. Y, como puede hacerlo todo desde su dispositivo móvil, ¿por qué no apostarse todos sus datos?

No hay nada que guste más a la gente que una buena aplicación. Ya sea un juego, una nueva forma de contar calorías o una oferta de su pastelería favorita, hay una aplicación para ello... y los hackers lo saben. Por eso han inundado el mercado de aplicaciones cuyo único propósito es el de engañarlo para que las descargue y así infectar su dispositivo y robar cualquier cosa de valor que pueda guardar en él.  

Puede parecer exagerado, pero es la realidad: 24 000 aplicaciones maliciosas son bloqueadas cada día en las tiendas de aplicaciones de Android. Si asumimos que Google captura el 99% de todas las aplicaciones que inundan sus escaparates, y toma en consideración que Google Play incorpora 6 140 nuevas aplicaciones cada día, las probabilidades de que descargue el malware que logró traspasar las grietas podría ser de un...

3%

Más que sus posibilidades de encontrar a su alma gemela en una cita a ciegas.

Por supuesto, esta estadística parte de la suposición de que el 1% del malware logre escapar; en realidad, este número es mucho menor. Aún así, el malware que logra escaparse suele funcionar bastante bien antes de ser atrapado, por lo que la probabilidad de ser infectado aumenta al instalar aplicaciones aleatoriamente.

¿Siguen siendo estos números demasiado pequeños para usted? No se preocupe, aún tenemos por delante riesgos más emocionantes.

4. Visite sitios web al azar

¿La ruleta normal está perdiendo su emoción pero aún no está completamente preparado para la rusa? Entonces querrá hacer girar esta. 

El malware está en todas partes en Internet: camuflado en nuestras descargas, incrustado en nuestros correos electrónicos y entrelazado en nuestros sitios web. Si empieza a navegar descuidadamente, es solo cuestión de tiempo que entre en un sitio web infectado con un sucio virus que, probablemente, se propagará a través de su PC o teléfono. De hecho, hay cerca de 18,5 millones de sitios web infectados con malware en cualquier momento dado. Con menos de 200 millones de sitios web activos en Internet en la actualidad, esto significa que, si empieza a visitar cada enlace que vea, la probabilidad de ser infectado con cada clic será de un...

9,25%

Un poco más que sus posibilidades de ser aceptado en Harvard. 

Son probabilidades bastante aterradoras, ¿verdad? Pero tengo malas noticias para los buscadores de emociones: la mayoría de esos 18,5 millones de sitios web infectados son pequeños y locales, con poca seguridad y dirigidos por aficionados, no son el tipo de cosas que normalmente se encuentran en la primera página de Google. Si realmente desea vivir al límite, visite el sitio web de su iglesia local.

5. Use una red Wi-Fi pública

Aquí tiene un riesgo mayor para su dinero si los anteriores son demasiado aburridos para usted.

Cuando viaja (o simplemente se relaja en una cafetería), probablemente le alegrará toparse con un punto de acceso Wi-Fi gratuito. Después de todo, nadie desea pagar por acceder a Internet, y la comodidad de una red Wi-Fi pública es demasiado tentadora como para dejarla pasar, ¿cierto? Todo el mundo lo sabe... incluidos los hackers, quienes buscan un blanco fácil.

Como la mayoría de las redes Wi-Fi públicas no están cifradas, puede conectarse fácilmente a ellas; y los hackers pueden espiar lo que cualquiera está haciendo en ellas (con un poco de habilidad y las herramientas adecuadas). Esto significa que los hackers pueden ver lo que está buscando, qué sitios está visitando, e incluso lo que está tecleando (¡incluyendo sus contraseñas y su información bancaria!). Si empieza a conectarse a cada Wi-Fi pública que encuentre, la probabilidad de encontrar una que no tenga seguridad será de un...

25%

Aproximadamente las misma de que alguien mayor de 65 años no pueda nadar

Ahora este es un número aterrador. Y, desafortunadamente, no hay ningún aspecto positivo. Las redes Wi-Fi públicas son siempre un riesgo, y siempre que se conecte a una, su única esperanza es que no haya ningún hacker rondándola. Porque, si los hay, no hay nada que les impida echar un vistazo a lo que está haciendo mientras está conectado. (A menos, por supuesto, que use una VPN.)

¿Alguna de las apuestas anteriores le parece lo suficientemente tentadora? Entonces, adelante, comience el juego. Tiene todo que perder y nada que ganar, pero, ah, cierto, tiene AVG, ¿no es así? Así que, supongo que no es un jugador... pero, cuando se trata de juegos como estos, lo mejor es no apostar.

AVG AntiVirus FREE Descarga GRATUITA