¿Ha hablado con sus hijos sobre los peligros de Internet? ¿No? Bien, pues no es el único. De nuestro último estudio se desprende que menos de la mitad de los padres y tutores hablan con sus hijos sobre la seguridad digital con frecuencia.

Pero lo cierto es que evitar hablar sobre los riesgos que acechan en la red no hace que los peligros desaparezcan. Así que, por favor, hable con sus hijos. De verdad. Porque, no lo dude, hay muchas cosas malas pululando por Internet, y no tenga duda de que las descubrirán, ya sea por accidente o a propósito.

Y tampoco se olvide de este pequeño detalle nada tranquilizador: si usted no habla con sus hijos, otra persona lo hará. (Ahora suena la música del carrito de los helados).

¿Qué hacen los niños en Internet?

El Centro para la Ciberseguridad y la Educación publicó en 2016 un estudio sobre el uso de Internet entre los niños en el que se detallaba el comportamiento de los niños estadounidenses de entre 9 y 13 años en Internet. Los hallazgos son alarmantes. (O no, si no ha pasado las últimas décadas en coma).

Resulta que, o los hijos no hacen caso de nuestras advertencias cuando les decimos que no hablen con desconocidos, o los padres no les subrayamos lo suficiente este riesgo, porque la realidad es que sí hablan con desconocidos. En este fenómeno no existe ninguna diferencia estadística entre niños y niñas. Tanto ellos como ellas lo hacen. Y, en algunos casos, hasta hacen planes para quedar en persona con estos desconocidos.

Veamos las cifras...

Fuente: https://iamcybersafe.org/parent-research/

Es para asustarse, ¿no? Por eso es necesario que se siente a hablar con su hijo y le explique que un desconocido podría hacerle daño o incluso robarle la Xbox. (Lo que sea para captar su atención). Recuérdeles a sus pequeños que, si no confiarían en un desconocido por la calle, tampoco deberían hacerlo en la red. Yo a mi hija se lo diría así:

Yo: Oye, hija. No hables con desconocidos.

Hija: ¿Por qué no?

Yo: Porque pueden hacerte daño.

Hija: ¿Y?

Yo: Robarte la Xbox.

Hija: ¡No!

Yo: Ah, y tampoco les des información personal.

Hija: ¿Como mi nombre?

Yo: Tu nombre, dirección o número de teléfono, nada de nada. Si das información sobre ti, puede haber problemas.

Hija: Decir eso es muy típico de padres.

Yo: ¡Pero bueno, hija! No quiero que haya un carrito de helados aparcado en la puerta de casa.

¿Qué más hacen los niños en Internet?

¿Se acuerda de cuando antiguamente los niños se dedicaban a tirar huevos a las casas de los vecinos o chamuscar hormigas con lupas? Pues, según el estudio sobre el uso de Internet, los niños de entre 9 y 13 años son expertos en hacer cosas que a sus padres no les parecerían bien:

  • El 29 % usa Internet para hacer cosas que a sus padres no les parecerían bien.

  • El 21 % entra en páginas donde puede chatear con desconocidos.

  • El 17 % entra en páginas con fotos de contenido sexual o vídeos para adultos.

  • El 11 % entra en páginas con instrucciones sobre cómo copiar tareas escolares.

  • El 4 % entra en páginas de apuestas (¿¿Luisito sabe contar cartas??).

Fuente: https://iamcybersafe.org/parent-research/

¿Cómo se conectan a Internet los niños? Muy fácilmente

Según el citado estudio, el 70 % de los niños de entre 9 y 13 años tiene un teléfono móvil, el 64 % tiene una tableta y el 48 % tiene un equipo en el dormitorio. Eso significa que las criaturas tienen bastantes oportunidades de conectarse a Internet sin la supervisión de un adulto.

Nuestra propia encuesta revela que no hablamos con nuestros hijos

En la última encuesta mundial que AVG realizó a 9.485 padres y tutores, observamos que solo el 43 % de estos habla con sus hijos a menudo sobre el comportamiento en línea de los pequeños. Así pues, a pesar de que nuestro estilo de vida es cada vez más digital, parece que la seguridad en Internet todavía no es un tema habitual entre las familias. Debería darnos vergüenza.

Volviendo a nuestro estudio, realizamos un cuestionario electrónico en la segunda mitad de 2018. Los encuestados tenían por lo menos un hijo menor de 18 años que vivía con ellos. He redondeado las cifras del gráfico siguiente al porcentaje más próximo para hacer la vida más fácil a los lectores (y a nuestro diseñador gráfico), así que algunas no son exactas al 100 %.

A continuación, las preguntas que hicimos y las respuestas de los padres:

«¿Habla con sus hijos sobre lo que hacen o comparten en Internet?»

Esto es lo que Jas Dhaliwal, experto de seguridad para consumidores de AVG, opina sobre esta cuestión:

«Para que Internet sea un lugar más seguro, los adultos y los niños deben poder sentarse a hablar sobre qué comportamientos son adecuados en la red y qué hacer si un niño participa en una actividad que le hace sentir incómodo o es testigo de ella. Mantener una comunicación abierta y sincera es una de las mejores defensas frente a los asaltantes virtuales, el contenido inapropiado y el ciberacoso. Hasta que un niño cumple una edad en que los padres consideran que ya es maduro para tomar decisiones por su cuenta en relación con las actividades digitales, y el hijo también lo siente así, estas conversaciones son esenciales».

Es decir, en vez de contarles cómo papá planta una semillita en mamá, es mejor explicarles cómo protegerse en línea.

«¿Cuál de las frases siguientes cree que es la mejor continuación para la afirmación "Consideraría que mi hijo es independiente en el ámbito digital..."?».

«¿Y cuándo cree que su hijo gozará de independencia en el ámbito digital? (Si tiene más de un hijo, responda pensando en el más pequeño)».

(Nota: La edad media del hijo más pequeño de los encuestados era de 10 años).

Dhaliwal prosigue: «La independencia digital constituye un gran desafío para los padres de hoy en día porque, como nuestra investigación demuestra claramente, no existe consenso alguno sobre cuándo se considera que un niño es independiente en la esfera digital. Hablar regularmente sobre unos hábitos seguros de navegación digital es muy importante, pero los padres también deben tener en cuenta las actividades en las que participan sus hijos, estén supervisadas o no, así como el grado global de desarrollo emocional del niño, ya que todos estos factores inciden en su vulnerabilidad en la red».

¿Entonces cómo podemos garantizar la seguridad de los niños en línea? Buena pregunta. Justamente tengo unos cuantos consejos para proteger a los niños en Internet...

Diez consejos para proteger a sus hijos en la red

Aparte de instalar un antivirus de confianza en el equipo del niño, siga estas sugerencias básicas para proteger a sus hijos en Internet. Son muy útiles a la hora de evitar los peligros que acechan en el mundo digital.

  1. Hable con sus hijos

    Cada vez les damos a los niños sus primeros aparatos conectados a Internet a edades más tempranas, por eso tenemos que hablar pronto con ellos. Adviértales del malware, las páginas peligrosas y los delincuentes que cometen ofensas de carácter sexual. Dígales a sus hijos que se preocupa por ellos, hábleles con franqueza y escúcheles. Porque, si solo habla usted, no es una conversación, sino un sermón. Y a nadie le gusta que le sermoneen.

  2. Mantenga el equipo en una zona común de la casa

    Es más difícil que los delincuentes sexuales y los acosadores virtuales intimiden a un niño si el padre ve lo que está haciendo, así que no deje que se vaya a la cama con el portátil o el teléfono. Restrinja el uso de Internet a las zonas comunes. (¿Le preocupa que alguien pueda usar la webcam para espiar a su hijo? Consiga una prueba gratuita de 30 días de AVG Internet Security para protegerse contra el espionaje por webcam).

  3. Conozca qué otros equipos utilizan sus hijos

    Lo más probable es que tengan acceso a algún equipo en el colegio o en casa de sus amigos. Pregúnteles desde dónde se conectan y hable con los padres de sus amigos para saber cómo supervisan el uso que sus hijos hacen de Internet.

  4. Recuérdeles que no deben hablar con desconocidos ni quedar con ellos 

    Déjeles bien claro que los desconocidos virtuales no son sus amigos. Hágales ver que la gente miente mucho sobre su edad y que los acosadores virtuales suelen hacerse pasar por niños. Recalque que no deben revelar nunca datos personales, como el nombre, la dirección, el número de teléfono, el colegio donde estudian y ni siquiera los nombres de sus amigos. Cualquiera de estos datos podría permitir a un acosador virtual dar con su hijo en persona. Y su hijo jamás debería quedar con alguien que haya conocido por Internet sin su permiso bajo ninguna circunstancia. Si decide acceder al encuentro, vaya con él y quede en un lugar público.

  5. Use Internet en familia

    Si ven películas en familia, ¿por qué no navegar por la red también juntos? Puede ser muy divertido hacerlo en familia. Sabrá mejor lo que interesa a sus hijos y les podrá orientar sobre las páginas más apropiadas para su edad.

  6. Sepa sus contraseñas 

    Si su hijo es pequeño, créele una cuenta en su propio nombre para evitar desvelar el del niño: así usted sabrá la contraseña. Pero, al crear una cuenta, respete las restricciones de edad. Si en una página pone que hay que tener 18 años para registrarse, hay que esperar. Haga lo que haga, asegúrese de pedirles las contraseñas y avíseles de que, de vez en cuando, entrará en la cuenta para comprobar que todo esté bien. (Espiar sus cuentas sin que ellos lo sepan podría debilitar la confianza que tienen en usted).

  7. Esté atento a sus cambios de comportamiento 

    El secretismo sobre lo que hace en la red, alejarse de la familia y otros cambios en la personalidad podrían ser señales de que su hijo está siendo víctima de un acosador sexual, así que manténgase alerta ante cualquier cambio en el comportamiento.

  8. Preste atención a los regalos que reciban

    Los acosadores sexuales pueden enviar cartas, fotos o regalos a los niños para seducirles. Esté atento y pregunte a sus hijos sobre los juguetes nuevos que lleven a casa.

  9. Consulte su historial de navegación 

    Abra el navegador web de su hijo y busque el historial, que contiene todas las páginas que ha visto. Eche un vistazo también a la papelera de reciclaje para ver si hay archivos borrados. Puede que se sorprenda.

  10. Ponga normas y sígalas

    Es responsabilidad de los padres limitar el tiempo que sus hijos pasan usando los dispositivos electrónicos: ponga límites en relación con el contenido inadecuado y encárguese de que el niño no los sobrepase. En serio, hágalo. Consulte al proveedor de Internet los filtros disponibles para bloquear páginas con contenido pornográfico o violento, o utilice un router Wi-Fi con controles paternos.

¿Cree que alguien está acosando a su hijo? Denúncielo

Si sospecha que su hijo es víctima de un acosador, llame a la policía de inmediato. Y no toque el equipo: puede que contenga pruebas importantes que sirvan para atrapar al delincuente. Sobre todo, no se encargue usted mismo del asunto. Hay algunos pervertidos que saben kung-fu.

Y, como siempre, ¡use un antivirus!

Consiga una prueba gratuita de 30 días de AVG Internet Security para proteger a sus hijos frente a las amenazas más recientes de virus, spyware y páginas maliciosas. Si un niño empieza a descargar sin querer algún archivo con malware, nosotros bloqueamos automáticamente la infección antes de que se instale en el equipo.

Lo mejor de todo es que AVG Internet Security no permite que los mirones entren en su hogar, ya que impide a los hackers acceder a la webcam del equipo. Así, podrá descansar mejor sabiendo que no hay nadie espiando a sus hijos.

Pruebe AVG Internet Security de forma GRATUITA

 

AVG Internet Security Pruébelo GRATIS