Ya es oficial: vivimos en el futuro. Lo que antes solo veíamos en las películas de ciencia ficción lo tenemos ahora en el salón. Su hogar le habla con la voz de Siri o Alexa, tecnologías de inteligencia artificial. Sus zapatillas inteligentes se atan los cordones solas con solo tocar un botón en el teléfono. El rollo de papel higiénico sabe cuándo se está acabando y pide más automáticamente. Quizá aún no haya coches que vuelen, pero la tecnología no deja de superarse. ¿Pero eso significa que debemos dejarnos atrapar por completo por los dispositivos inteligentes? ¿Se ha parado a pensar en los inconvenientes (que, desgraciadamente, son muchos) de estos inventos tan elegantes?

¿Es inteligente utilizar dispositivos inteligentes?

Ahora tenemos acceso a un mundo de aparatos inteligentes que colaboran entre sí a la perfección para automatizar muchos aspectos de nuestra vida. Los dispositivos IoT (Internet de las cosas) se anuncian como una tecnología indispensable para facilitarnos las cosas. Pero un gran poder conlleva una gran responsabilidad, de modo que la pregunta es: ¿son responsables los dispositivos inteligentes con nuestra seguridad y nuestros datos personales?

A diferencia de las películas de ciencia ficción, sus dispositivos inteligentes no van a cobrar vida ni van a conspirar para traicionarle (esperemos...), pero pueden hacer que sea extremadamente vulnerable antes los hackers y los atentados a la seguridad. Son demasiadas las empresas que se centran en lanzar el próximo gran invento y, en su carrera por ser las primeras del mercado, terminan por sacrificar la seguridad.

Así que, la próxima vez que quiera comprar un aparato nuevo, piénselo bien, sobre todo si se trata de uno de estos cinco tipos de dispositivos IoT peligrosos. En la última parte del artículo, explicamos cómo proteger mejor los dispositivos inteligentes que ya tiene.

Evite estos 5 tipos de objetos inteligentes

1. Aparatos IoT de marcas inferiores o desconocidas

Al adquirir un dispositivo IoT nuevo, tal vez se fije en una opción de marca desconocida cuyo precio sea mucho menor que el de sus competidores más famosos. Lo que puede parecer un chollo a primera vista podría entrañar, en realidad, un enorme riesgo para la seguridad. Es menos probable que los dispositivos baratos y sin marca conocida tengan actualizaciones de software o firmware y que ofrezcan soporte técnico, con lo cual, a la larga, son mucho más vulnerables a los hackers. Es mejor gastarse un poquito más y estar más protegidos.

2. Juguetes inteligentes para niños

Regalar a sus hijos juguetes inteligentes puede hacer que todo su hogar sea vulnerable a los ciberataques. A muchos padres no se les ocurre configurar la autenticación u otras medidas de seguridad en objetos como un osito de peluche, pero si este peluche puede conectarse a Internet, necesita protecciones de privacidad. Fabricantes de juguetes como CloudPets y Barbie han sido víctimas de ataques de hackers que dejaron al descubierto la información personal de los padres y sus hijos. En todo el mundo se han producido atentados a la seguridad de las mismas características a través de juguetes infantiles.

Aún más alarmante es el hecho de que los dispositivos IoT con cámaras o con funciones de grabación de vídeo pueden manipularse para espiar a los dueños. Ya sean animales de juguete, monitores para bebés o cámaras para vigilar a las niñeras de sus hijos, implante la debida protección en estos dispositivos antes de usarlos con sus pequeños.

3. Dispositivos inteligentes de segunda mano

No es buena idea comprar dispositivos inteligentes usados en Craigslist o Facebook Marketplace, ya que pueden estar infectados por malware debido al uso que se les diera anteriormente. O puede que no funcionen muy bien. No sabrá si el dueño anterior de un aparato se quiere deshacer de él por problemas de conectividad, funcionalidad o de otro tipo. Por eso es mejor comprarse uno nuevo (y siempre lea las opiniones antes de elegir un dispositivo inteligente).

4. Aireadores de vino inteligentes (y otros artículos novedosos innecesarios)

Los aireadores de vino inteligentes incluyen una aplicación complementaria que sirve para seleccionar el nivel exacto de oxígeno que desea cada vez que va a servirse una buena copa de vino. ¿De verdad necesita algo así en su vida? Puede parecer una broma, pero los hackers pueden obtener acceso a los dispositivos no protegidos y reclutarlos por millones para organizar ataques DDoS (denegación de servicio) a gran escala.

Por ejemplo, el infame ataque de Mirai, perpetrado en 2016, hizo mella en Twitter, Netflix y muchos otros gigantes de Internet que utilizaban dispositivos IoT sin proteger, como cámaras digitales. Si está pensando en comprarse un aireador de vino, una tostadora o hasta un dispensador de hilo dental inteligentes (sí, todas estas cosas existen), convendría que reflexionara bien sobre si merece la pena correr un riesgo de seguridad por la posible mejora que experimentaría su día a día.

5. Dispositivos que, si llegaran a fallar, no servirían de nada

¿Se acuerda de las zapatillas inteligentes de las que hablábamos antes? Cuando Nike sacó su versión de las zapatillas que se atan solas, no consiguió que su aplicación fuera compatible con Android. Casi inmediatamente después de recibirlas, los clientes de Android, muy enfadados, empezaron a quejarse de que una actualización automática del software impedía que las zapatillas se sincronizaran con la aplicación o anudaran los cordones correctamente. De hecho, ni siquiera se podían ajustar manualmente, es decir, que la gente no podía atarse los cordones de ninguna forma.

Para evitar que termine con un montón de caros pisapapeles, es importante asegurarse de que los dispositivos que compre conserven al menos algunas funciones si su «inteligencia» falla o si se va la luz. No sería nada agradable no poder abrir la puerta de casa si hay un corte de electricidad, por ejemplo.

Cómo proteger sus dispositivos inteligentes

No todo son malas noticias. Los dispositivos IoT pueden ser fantásticas innovaciones que traigan orden y sencillez a nuestras vidas: solo tenemos que protegerlos adecuadamente. Por fortuna, podemos adoptar varias medidas fáciles para lograr que nuestra casa y nuestros aparatos sean más seguros.

1. Proteja su router

En primer lugar, asegúrese de que su router sea seguro. Si no lo es, puede exponerlo a muchas amenazas de seguridad (tanto en los dispositivos IoT como en su equipo). Asegúrese de no utilizar la configuración predeterminada; necesita una contraseña impenetrable y única. También es aconsejable activar el cifrado WPA2 y desactivar los servicios de acceso remoto para cerrar algunas posibles puertas a los hackers.

2. Use contraseñas únicas en todos los dispositivos

Todos los dispositivos deben tener también su propio nombre de usuario y su propia contraseña, y estos deben ser únicos. Sí, todos. Si los hackers consiguen acceder a algo que a usted pueda parecerle insignificante (como una cafetera conectada, por ejemplo), podrían obtener acceso fácilmente a toda su red y todo lo que hubiera en ella.

3. Manténgase actualizado

Mantener actualizados sus dispositivos es la mejor forma de asegurarse de que su software y su firmware no sean vulnerables. Cuando las empresas publican actualizaciones, el objetivo es solucionar problemas o tapar agujeros de seguridad. De modo que, aunque pueda ser molesto recibir la notificación, se desaconseja totalmente ignorar las actualizaciones nuevas cuando se publican. Instale la actualización enseguida (o asegúrese de que sus dispositivos estén configurados para actualizarse automáticamente). 

4. Desconecte los dispositivos si no los está usando

Si se da cuenta de que no ha usado ese tenedor inteligente tanto como esperaba, no lo piense dos veces y desconéctelo. Puede reducir su superficie de ataque desconectando los aparatos que no esté usando.

5. No tire a la basura los aparatos viejos

... y si ve que tiene algún dispositivo que jamás utiliza y decide deshacerse de él, no se le ocurra tirarlo a la basura sin más. Antes que nada, los portátiles, los PC y los móviles nunca se deben tirar a la basura, y con los dispositivos IoT pasa lo mismo. Los hackers pueden encontrar aparatos inteligentes en los contenedores y descubrir una cantidad ingente de información personal sobre usted. Hasta las bombillas inteligentes antiguas pueden revelar mucho sobre usted cuando alguien se infiltra en ellas.

Por eso, lo primero que debe hacer es entrar en el sitio web del dispositivo y mirar si existe algún modo de borrar completamente sus datos. Siga las instrucciones que se indiquen. Si eso no es posible, siempre puede usar un martillo para asegurarse de que sus datos desaparezcan para siempre.

Ahora hay 7000 millones de dispositivos IoT en uso en todo el mundo y se calcula que se alcancen los 50 000 millones en 2022. Se prevé que, en ese mismo año, el hogar promedio norteamericano cuente con 500 aparatos conectados. Estas cifras representan muchas oportunidades de hacer caja para los hackers. Así que use los dispositivos IoT con cabeza y adopte las medidas de seguridad apropiadas. Si lo hace, podrá disfrutar tranquilamente de su casa interconectada y hasta de una copa de vino perfectamente oxigenado.

AVG AntiVirus FREE Descarga GRATUITA