Blog AVG Signal Seguridad IoT Los pros y contras de los drones
The_Ups_and_Downs_of_Drones-Hero

Hay muchas posibilidades de que los «drones» hayan acabado en su feed de noticias de un modo u otro. No importa si están plantando árboles o asesinando a generales en el Oriente Medio para iniciar una guerra, los drones aparecen hoy en día en casi cualquier parte. En periodismo, los drones se pueden usar para las fotos de barrido en acontecimientos históricos. En el mundo del consumo, los drones están siendo usados para entregar paquetes en un tiempo récord. Los científicos utilizan los drones para recopilar información inestimable. Los drones se utilizan incluso para lavar ventanas, vendimiar y enviar ayuda médica que salva vidas.

Este artículo contiene:

    Así que los drones están aquí para quedarse. Pero, ¿cómo funcionan? ¿Qué riesgos entrañan? ¿Es mejor el mundo con todos esos drones zumbando por ahí?

    Investiguémoslo.

    ¿Cómo funcionan los drones?

    Tal vez de pequeño tuvo la suerte de tener un coche o un helicóptero con control remoto. Aunque los drones son mucho más avanzados que esos relativamente baratos juguetes de plástico, básicamente, no son tan diferentes.

    La parte del vuelo es bastante simple: Los drones disponen de rotores que los propulsan, manteniéndolos en el aire. Los que disponen de control remoto pueden usar el Wi-Fi, los datos móviles, señales de radio y otros tipos de frecuencias para permitirle controlarlos mediante un control especial o una aplicación de su teléfono. Y, con la cámara que casi todos incorporan, puede ver fácilmente qué está ocurriendo. Combinado con un casco de realidad virtual, puede incluso experimentar el vuelo.

    Pero no todos los drones se controlan manualmente. De hecho, un número creciente de drones utilizan la inteligencia artificial para navegar automáticamente a través de su entorno, alcanzando su destino y completando sus tareas.

    ¿Cómo lo consiguen? Bueno, ir del punto A al punto B es bastante fácil: El GPS determina dónde están y la ruta óptima para llegar adonde desean ir. Todo lo que necesitan para llegar allí es la magia de la tecnología. Todos los drones tienen «ojos» (cámaras) que les permiten ver todo lo que hay a su alrededor. Pero, en lugar de ayudar al piloto a navegar entre los peligros, el dron navega de forma autónoma usando el aprendizaje automático y el método ensayo-error, lo que le ayuda a determinar qué es un riesgo (como un árbol o una línea eléctrica) y lo que no impedirá su viaje (un pájaro que pasa). Dado que una misma cosa puede constituir o no un peligro (a veces el árbol se interpone en el camino, a veces no) el dron emplea la Lógica difusa para decidir si es necesario esquivar el objeto o si no representa un riesgo.

    Es difícil explicar la lógica difusa, pero significa, básicamente, que hay varias «etiquetas» para un objeto, clasificadas por la IA, y la etiqueta con la clasificación superior es la «ganadora». Por ejemplo, una línea eléctrica puede ser etiquetada como «distante», «cercana» o «de riesgo». El dron puede entonces usar su cámara para medir su dimensión y dónde se encuentra en relación con su cuerpo, otorgando a cada etiqueta una clasificación de 0-1, donde el 0 significa «sin riesgo de colisión» y el 1 «100% de probabilidad de colisión». De este modo, el dron puede evaluar aquello que podría ser un peligro y evitarlo de forma preventiva, lo que es más seguro que volar despreocupadamente hasta que el choque sea 100 % seguro. Si lo desea, puede leer más sobre el tema.

    Como muchos drones están conectados a Internet, pueden compartir en la red todos estos datos con otros drones a través de servidores en la nube. También significa que esos drones pueden comunicarse y coordinarse entre ellos y pueden ser programados para hacer cosas increíbles, como, digamos, llamar a las puertas del 2020 con estilo.

    Y todo ello es solo para ayudar a los drones a volar. Los drones pueden ser equipados con artilugios geniales y tecnologías que los ayuden a realizar sus tareas, navegar mejor o volar por más tiempo. Como no pesan mucho, puede agregarles casi cualquier cosa, que es una de las muchas razones por las que son tan populares hoy en día.

    ¿Están los drones libres de riesgos?

    Por supuesto que no. Los drones, como cualquier otra tecnología, conllevan una serie de riesgos, tanto en el espacio digital como en el físico.

    Problemas digitales

    Los drones son ordenadores que pueden conectarse a Internet y, solo por eso, son vulnerables al malware. De hecho, son más vulnerables al malware que el ordenador o el teléfono promedio, ya que la mayoría de los dispositivos inteligentes, como los drones, no han recorrido un gran trecho en lo tocante a la seguridad incorporada. Si un virus quiere infectar un dron, no hay mucho que se pueda hacer.

    La buena noticia es que, por el momento, no existen muchas razones para infectar drones con malware. La mayoría de los hackers lo son por el dinero y, como nadie usa la banca o guarda contraseñas en sus drones, la única razón concebible para que alguien desee infectar su dron es reclutarlo para su ejército de botnet.

    La mala noticia es que, a medida que los drones sean más útiles, existirán más razones para comenzar a desarrollar malware para ellos. Imagine tener spyware en la cámara de su dron que permita a un hacker usar su dispositivo para espiarlo o echar un vistazo a su hogar. O que un ciberdelincuente descubra la forma de infectar un dron de reparto y robar un paquete que se dirige hacia usted. Una vez que resulte económicamente viable desarrollar malware para drones, todo eso empezará a ocurrir.

    Y, si pensaba que todo eso era malo, piense en el tipo de problemas que los hackers pueden crear con sus propios drones. Que los drones puedan conectarse mediante frecuencias de Bluetooth o Wi-Fi no solo significa que corran el riesgo de ser infectados por malware. También implica que pueden usarse para enviar malware a redes que, de otro modo, serían seguras. Las pruebas ya mostraron que un dron puede infectar una red conectándose a un ratón Bluetooth e inyectándole malware. No pasará mucho tiempo antes de que las empresas y los Gobiernos tengan razones para cerrar permanentemente sus persianas para evitar que los drones sean usados para hackear su red.

    Tonto, pero no lo suficiente

    Se estará preguntando por qué usar Internet. ¿Por qué no controlar los drones a través de otros medios fuera de línea?

    Los drones «tontos» son tan fáciles, si no más fáciles, de secuestrar que los inteligentes, debido al hecho de que son controlados a través de radiofrecuencias fáciles de manipular. Vale, ese tipo de hacks requieren que el hacker se encuentre en las inmediaciones, por lo que no es probable que su dron sea hackeado mientras se encuentra tomando impresionantes panorámicas junto a un acantilado. Sin embargo, cuando esté en un espacio público, no es imposible que un hacker oportunista le escamotee su preciado dron.

    Plagas físicas

    Ya es malo que los drones representen un riesgo digital, pero también pueden constituir un problema en el mundo real. Y no solo nos referimos al riesgo de que un dron caiga del cielo sobre su cabeza.

    Los drones están causando problemas. Los usan los ladrones para llegar a los hogares y los secuestradores de perros para encontrar a su próxima víctima. El uso imprudente de drones puede conducir a multas sustanciosas, ya que la gente viola involuntariamente las regulaciones de la Administración Federal de Aviación, y hasta los drones más básicos que pueda comprar en una tienda pueden lastimar o matar pájaros. Incluso se están utilizando para el terrorismo, como cuando una banda paralizó el aeropuerto de Gatwick, en Londres usando un enjambre de drones.

    Y eso en lo tocante al uso ilegal de drones, incluso cuando son usados de forma apropiada pueden causar problemas. Ya hemos abordado cómo los hackers pueden piratear fácilmente un dron, pero es incluso más fácil derribarlos. El envío de paquetes por drones, por impresionante que parezca sobre el papel, es vulnerable a todo, desde el acoso y las armas de fuego hasta un clima inesperado, lo que pone freno a la idea de una red de drones de reparto.

    Y todos esos problemas solo irán en aumento, y aparecerán nuevos, a medida que los drones se hagan más habituales.

    Eso nos hace preguntarnos...

    ¿Valen la pena los drones?

    Sí.

    Cualquier nueva tecnología conlleva nuevos riesgos, y está en la naturaleza humana crear algo bueno y luego buscar formas de explotarlo para el mal. Internet ha revolucionado nuestras vidas de muchas formas positivas (lo está usando ahora para saber más sobre los drones), y aunque ha causado problemas, la mayoría de la gente admitiría que Internet es bueno. Con los drones sucede algo parecido: presentan problemas, pero aunque esos problemas vayan en aumento, también lo harán las herramientas que nos permitan solucionarlos. 

    Así que, sí, aunque deberíamos ser conscientes de los riesgos que entrañan las nuevas tecnologías, como los drones, no debemos olvidar nunca las cosas extraordinarias que nos permiten hacer: como plantar árboles, entregar paquetes e incluso salvar vidas.

    En eso consiste el futuro.

    Proteja su iPhone de amenazas con AVG Mobile Security

    Instalación gratis

    Proteja su dispositivo Android de amenazas con AVG AntiVirus

    Instalación gratis