Así que las tostadoras inteligentes ya existen:

Anuncio de Toasteroid

Sé lo que piensa. Que Dios nos ayude. Y vamos a necesitar ayuda. Porque, si cree que esto es una tontería y que no le concierne... se equivoca.

El Internet de las cosas va a llegar, lo quiera o no

Las empresas y los analistas financieros llevan años gritándolo como profetas enloquecidos: «¡el Internet de las cosas va a llegar, el Internet de las cosas va a llegar!». Y el motivo por el que babeaban cada vez que sale el tema es que prácticamente pueden saborear el dinero que lo acompañará.

Como ve, el posible crecimiento de las empresas ante esta «inteligente» situación es enorme. Los dispositivos conectados proporcionan una enorme cantidad de información detallada de usted como cliente como para ser ignorada, datos que se pueden usar para mejorar productos, servicios, ventas y marketing. O se pueden vender a anunciantes de terceros.

No podrá librarse de los artículos relacionados.

Y no podrá librarse de los artículos relacionados. Los antiguos dispositivos se quedarán obsoletos. En cuanto empiece a cambiar esa tele que le da fallos, la nevera que se le ha roto o el coche poco eficiente (y sí, su antigua tostadora que está ya muy gastada también), no podrá encontrar estos productos sin que tengan un chip integrado y conexión inalámbrica.

De hecho, es fácil imaginarse la futura aparición de una línea de boutiques que ofrezcan máquinas antiguas que «simplemente funcionen» como las que usaba su abuelo. Pero no serán baratas. ¿Además, quién quiere comprar una tostadora exclusiva?

No importa lo estúpido que parezca, la tostadora que aparece arriba va a existir, no hay duda. De hecho, ya ha finalizado su campaña de Kickstarter, una plataforma de financiamiento para proyectos creativos.

Pero ¿qué tiene de malo una tostadora inteligente?

Sé lo que está pensando: es una simple tostadora, ¿no? No es Terminator.

No, no es Terminator.

Pero es un dispositivo conectado que, probablemente, no cuente con la protección adecuada. Esforzarse mucho e invertir dinero en proteger estos dispositivos y configurar un sistema para desarrollar actualizaciones cuando aparezcan vulnerabilidades y sea necesario corregirlas no genera ningún beneficio financiero.

Ahora todos los fabricantes afirman que sus dispositivos son seguros. Sin embargo, hasta ahora su historial es más que irregular.

Los fabricantes de smartphones, todo un sector que se dedica concretamente a fabricar dispositivos conectados que guarden información confidencial y financiera sobre sus usuarios, se han demostrado a sí mismos que son incapaces de mantener Android actualizado, o bien están poco dispuestos a hacerlo (y, por lo tanto, tampoco pueden estar protegidos de las peores vulnerabilidades de seguridad), a pesar de que Google se encargue de realizar la mayoría del trabajo.

¿Realmente esperamos que un fabricante de tostadoras inteligentes se preocupe más por esto que los fabricantes de móviles Android líderes en su sector?

¿Cuál es el verdadero peligro del Internet de las cosas?

Lo sé, lo sé. ¡Qué gran problema! Es una simple tostadora. Alguien puede averiguar cómo desfigurar mi tostada con una imagen que no sea demasiado adecuada en el trabajo y menos para el desayuno. ¿Y qué?

Los delincuentes pueden hacer muchas más cosas que mostrar las tomas falsas de una película para adultos en su tostadora.

De hecho, pueden generarle muchos más problemas simplemente hackear la tostadora para que muestre tomas falsas de películas para adultos. Estas son las acciones que pueden llevar a cabo:

  • Acceder a sus cuentas: las tostadoras inteligentes suelen estar conectadas a su calendario y mostrarlo, lo que quiere decir que pueden acceder a él y, por lo tanto, al resto de sus cuentas de Internet.
  • Acceder a su monedero: si puede comprar pan u otros artículos con la tostadora inteligente, cualquier persona que la use podrá acceder a todos los monederos electrónicos que tenga asociados.
  • Usar la tostadora como parte de un ejército de bots: en realidad, esa tostadora inteligente presenta ciertas impresionantes capacidades en cuanto al procesamiento y al establecimiento de redes, que se pueden usar para poner en marcha y propagar ataques directos y de malware.
  • Permitir que los ladrones vigilen su casa: planificar un robo es mucho más fácil si se tiene un soplón. Una tostadora que solo esté configurada para funcionar cuando esté en casa o que lleve un registro del momento en que se usa con una frecuencia superior puede ser el mejor soplón que existe y permitir a los ladrones saber cuándo está en casa y cuando está fuera.
  • Incendiar su casa: como se dice en una película de Batman: «hay hombres, que solo quieren ver arder el mundo». Una tostadora hackeada que no pueda apagarse sola podría ser la cerilla perfecta.

Y todo esto una simple tostadora.

Imagínese lo que podría estar mostrando la cámara de su televisión inteligente, cómo su nevera inteligente podría estar compartiendo sus hábitos alimenticios con su aseguradora (lo que podría aumentar sus primas) o cómo su contador inteligente provocaría que la gente se quedase con su energía.

No me malinterprete: seguramente el Internet de las cosas mejore nuestras vidas, pero si no se tiene en cuenta la seguridad de la forma adecuada en el proceso de diseño y producción de los dispositivos, se va a crear un campo de minas para el que ninguno de nosotros estamos preparados.

AVG AntiVirus FREE Descarga GRATUITA