En el mundo actual, muchos regalos digitales populares vienen en paquetes inexistentes. Pero, aunque regalar a tus seres queridos un montón de ceros y unos parezca algo frío, hay una buena noticia: ahora a Internet también le gusta ocupar espacio físico y para ello se encarna en forma de «cosas». Los productos de Internet de las cosas (Internet of Things, o IoT, en su nomenclatura más habitual), denominados a menudo dispositivos «inteligentes», son objetos que se ponen en casa o se llevan encima y que pueden conectarse a Internet, muchas veces bajo el control del teléfono.

Los dispositivos IoT no son una moda pasajera: son inteligentes y capaces y, aunque no pueden presumir en lo que respecta a la seguridad, han llegado para quedarse. Además, los buenos dispositivos inteligentes pueden mejorar su vida si sabe cómo encontrar los que mejor se adapten a sus necesidades. En honor al Día de la Madre, vamos a hablar de los dispositivos IoT y de sus problemas de seguridad, y vamos a ver algunos productos que tal vez estuviera pensando comprar a su mamá querida. Recuerde una cosa: no decimos que compre o deje de comprar ninguno de estos productos. Solo que no sería raro que estuvieran en su lista de posibles regalos y que queremos que compre con conocimiento de causa.

Tiene una pinta estupenda, pero ¿es seguro?

Hágase esa pregunta directamente y después esta otra: «¿de verdad es útil?». Los dispositivos IoT son inteligentes, atractivos y muy seductores. Si se encuentra en modo comprador compulsivo, es muy fácil acabar comprando uno que no sea muy útil, muy seguro o, lo más probable, una temible combinación de ambas cosas.

Dispositivos inteligentes: Recomendación general

A todos nos encanta el espíritu innovador del que nacen estos increíbles aparatos. Aunque también ha propiciado algunas copias turbias de los productos, a menudo por un precio mucho más bajo. Y lo que es peor: las famosas versiones originales también corren peligro de ser pirateadas.

Cuando se plantee comprar un dispositivo IoT, le recomendamos que eche un buen vistazo a las posibilidades. Si quiere hacer un regalo responsable, es posible que deba investigar un poco. Para un tipo de producto específico, fíjese en los más populares (pista: suelen estar entre los más caros).

En ocasiones, grandes empresas como Apple, Google y Amazon tienen un producto dominante en un área determinada, pero no hay que suponer que sea el mejor para usted simplemente por el reconocimiento de marca. Lo cierto es que existen buenos productos IoT tanto de marcas establecidas como nuevas, y tanto las grandes corporaciones como las recién llegadas pueden ser pirateadas con el fin de acceder a los datos recopilados en sus dispositivos. Teniendo esto en cuenta, aquí tiene algunas cosas que conviene recordar al comprar un producto IoT.

  • Compruebe las capacidades del dispositivo. El caso es que, cuanto más inteligente y espectacular sea (por ejemplo, si está equipado con sonido y visión), mayor será el riesgo para la seguridad. Considere si va a utilizar de verdad todas las funciones: si no va a utilizar una característica pirateable, es preferible no comprar un producto que la incluya. La ironía y la dificultad es que tanto los artículos baratos como los caros son vulnerables. Un precio menor puede traducirse en menos funciones de seguridad, mientras que un precio mayor puede suponer más funciones susceptibles al pirateo. Por tanto, la seguridad depende de cada producto concreto, incluso dentro de una misma marca.
  • Lea muchas reseñas. Compruebe si tanto las quejas como las alabanzas desaforadas vienen respaldadas con pruebas y consideraciones de seguridad. No queremos decir que las mejores reseñas sean las de los paranoicos, pero está bien consultar opiniones que se encuentren en un punto intermedio.
  • Dedique un tiempo al sitio web del producto. De hecho, asegúrese de que el producto tenga un sitio web, ya que los más baratos, que se venden a través de distribuidores, podrían no contar con una página propia y es posible que apenas haya información sobre ellos en la web. Si hay sitio web, compruebe si la información sobre seguridad es fácil de encontrar sin tener que sacar el pico y la pala.

Echemos un vistazo a algunos de los regalos inteligentes que podrían acabar en la cesta de la compra del Día de la Madre, y a los riesgos de seguridad que conllevan.

Los básicos

¿Qué tal un sencillo televisor? Un televisor parece algo bastante normal, pero es más que probable que usted o su madre compren un Smart TV sin darse cuenta de todas las cosas que lleva asociadas. A la gente inteligente le gusta realizar conexiones entre las cosas y, ¿sabe qué? Lo mismo sucede con los dispositivos inteligentes. De hecho, con un dispositivo inteligente, nada gusta más que conectarlo con otros aparatos. No irá a culpar a estos elegantes cacharros por reunirse en un cuarto oscuro con un par de cervezas para compartir sus datos y sacarse algún dinero, ¿no?

Pero volvamos a los televisores. El Smart TV de Samsung quiere ocuparse de toda su casa: enciende el aspirador, pone en marcha la lavadora y comprueba el termostato (todo ello suponiendo que tenga la casa llena de otros dispositivos inteligentes). ¿Necesita de verdad su madre un dispositivo que pueda hacer todas esas cosas? No hay ni que decir que hacer inteligente toda una casa podría convertirse en una adicción muy cara. Si está bastante seguro de que a su madre no le interesa una lavadora con inteligencia artificial integrada para conectarla a su Smart TV, tal vez sea mejor ahorrarse el dinero y optar por un televisor no inteligente. Sin embargo, encontrar hoy en día un televisor nuevo que no sea inteligente puede resultar bastante complicado. La mayoría de los nuevos televisores son 4K e inteligentes, aunque es fácil de comprobar porque suelen incluir la palabra smart en la descripción.

Si termina comprando un televisor inteligente y no desea utilizar estas funciones, asegúrese de desactivarlas al configurarlo. En resumen: con tanto dispositivo inteligente, hay que ser igualmente inteligente a la hora de comprarlos y configurarlos. No se limite a enchufarlos y empezar a utilizarlos. Dedique un poco de atención a la configuración y estará mucho más protegido.

Fitness

¿Por qué no va su mamá querida a lucir cuerpazo? No es un privilegio, es un derecho. Pues Fitbit ha llegado prácticamente a ser sinónimo de monitor de actividad personal. Su producto estrella es una pulsera multifunción que su madre podría llevar puesta todo el tiempo si quisiera. De hecho, la mayoría de sus pulseras cuentan con funciones específicas para la salud de la mujer. Pero, como dijimos en el caso de los televisores, si no vamos a profundizar en las funciones de los dispositivos más completos, cabe señalar que hay monitores de actividad para distintas necesidades, como correr o nadar, y que no hay por qué pagar por todas las funciones. Por ejemplo, la propia pulsera Fitbit se mide al caro Apple Watch 4, que sirve para fitness y para muchas más cosas que justifican el precio superior. En cuanto a la seguridad, los medidores de fitness personales llevan ya casi una década con nosotros y, en ese tiempo, han mejorado su seguridad de forma significativa.

Hogares inteligentes: Cuando los dispositivos pueden verlo y oírlo

¿Alguna vez su madre le ha dicho a su padre: «Majo, compra una barra de pan y cerezas», y él ha entendido «Baja al bar a tomar una cerveza»? Los dispositivos Alexa y Echo de Amazon para el hogar, ambos muy populares, tampoco pueden presumir de un oído perfecto. El altavoz inteligente Echo ganó cierta notoriedad en 2018 cuando se informó de que una unidad había enviado por accidente una grabación de una conversación familiar a uno de sus contactos.

Si decide comprarle a su madre un altavoz inteligente como el Echo, o un asistente doméstico como Amazon Alexa o Google Home Hub, le recomendaríamos que no lo utilizara para realizar muchas operaciones bancarias mediante instrucciones de voz. Si su madre se pone a hablar imitando a Marlon Brando, igual Echo, con la mejor de las intenciones, decide enviarle el PIN de su tarjeta a un estafador. Parece ciencia ficción, pero podría suceder.

Se ha informado de otros dispositivos IoT cuyas cámaras han sido pirateadas (y nos referimos a vosotras, cámaras de supervisión de bebés). No obstante, y para ponerlo todo en contexto, su ordenador portátil es un campo de batalla mucho más probable y rentable para los estafadores. Por tanto, no parece justificado entrar en pánico por la posibilidad de que alguien use su dispositivo inteligente para realizar un ataque de ciencia ficción. Sin embargo, si le preocupa que alguien lo espíe directamente en su propia casa, por pequeña que sea la probabilidad, limítese a dispositivos IoT que no puedan ni verlo ni oírlo.

Termostatos: Cálidos momentos familiares

Si, de forma bastante egoísta, decide regalar a su madre algo que pueda beneficiar a toda la familia, tal vez se incline por un pequeño termostato. Nest es una marca popular y prácticamente ha establecido el estándar de los termostatos no solo funcionales, sino diseñados con gusto para que queden bien en su casa (aceptémoslo, los termostatos no suelen recibir muchas alabanzas estéticas). Algo positivo de los termostatos inteligentes es que se puede ajustar la temperatura desde la aplicación del teléfono (sí, su esforzada madre no tendrá ni que salir de la cama para estar cómoda), pero hay algo aún mejor: están diseñados para ahorrar energía, lo que supone un beneficio para la factura de la calefacción y para la vieja Madre Tierra.

Sin embargo, debe saber que los puntos fuertes de este dispositivo inteligente pueden ser también los débiles, como sucede con todos los cacharros IoT. Para ser «inteligente», el dispositivo recaba información del usuario, lo que significa que aprende sus patrones de comportamiento con el fin de darle lo que desea y ser más eficiente desde el punto de vista medioambiental. Pero recuerde que cada vez que navega por Internet se recaba un montón de información sobre usted (sobre todo si no utiliza una VPN), por lo que este miedo es algo relativo.

Robots aspiradores

Hasta hace poco, los robots aspiradores eran cosa de ciencia ficción. Ahora los tenemos barriendo el suelo. Hay muchos aspiradores IoT en el mercado, así que compare las reseñas (una búsqueda revelará que el Eufy es el más vendido de la historia en Amazon.com). La mayoría de los aspiradores inteligentes corretean por la tarima o la alfombra, se mantienen dentro de sus límites y son más silenciosos que los aspiradores normales. Y, como sucede con la mayoría de los dispositivos IoT, es posible controlarlos desde el smartphone. Ya sabe lo que dicen: «busque, compare y, si encuentra algo mejor, cómprelo».

Pero piense esto: tal vez no necesitaría algo como una pulsera Fitbit si realizara actividades como pasar el aspirador a la antigua usanza. Es una ironía más de los dispositivos inteligentes: la sublime pereza que un dispositivo engendra podría causar la necesidad de otro dispositivo. Y cuidado: también se ha informado de robots que aspiran algo más que el polvo, así que ojo.

Álbumes de fotos

Si no quiere que su madre se olvide de usted, puede enviarle su bella faz directamente a un marco inteligente. Tal vez prefiramos los álbumes de fotos táctiles de antaño, pero algo es algo: también hemos dejado atrás eso de tener que entregarle a un desconocido un montón de carretes de celuloide para que los revele. Ahora, solo tenemos que preocuparnos por que nuestras fotos las vean desconocidos en línea. Pero bueno: al menos, ahora tiene una cierta influencia sobre las fotos no autorizadas de usted con las que su madre adornaría encantada toda la casa. ¿No quiere que los amigos de su progenitora lo vean con cara de ameba o en pañales? Puede enviarle desde su smartphone sus mejores selfis y fotos con sello de aprobación: su madre no tendrá más opción que mostrarlas en algún marco como el Nixplay.

Y ahora se estará preguntando si algún astuto hacker podría secuestrar el inocente marco de fotos de su madre y llenarlo con grafiti digital o con vaya usted a saber qué. Pues Nixplay ofrece aquí un ejemplo de la información de seguridad que debe buscarse en cualquier dispositivo inteligente. En este caso, el fabricante bloquea el dispositivo frente al acceso público y cifra el canal de envío de fotos.

Seguridad es la primera y la última palabra

Puede parecer una molestia optar por regalos con tantos condicionantes de seguridad, pero, como los dispositivos inteligentes no dan señales de ir a desaparecer precisamente, lo mejor que pueden hacer usted y su madre es acostumbrarse a protegerlos como lo harían con un ordenador. Recuerde: aunque los dispositivos inteligentes puedan parecer sencillos y fáciles de usar, siempre son más de lo que parece.

Cuando compre un producto IoT, asegúrese de hacer lo posible por protegerlo. Por ejemplo, asígnele una contraseña superlarga y difícil de averiguar; además, recomendamos utilizar la autenticación de doble factor. Proteger el router de casa restableciendo su contraseña es otro paso esencial para salvaguardar todos sus dispositivos inteligentes.

¡Felices compras! 

AVG Internet Security Pruébelo GRATIS