La duración de la batería sigue siendo la mayor causa de quebraderos de cabeza para los usuarios de smartphones. Hasta los teléfonos de gama alta (y los portátiles) cuentan con una tecnología que no ha mejorado mucho en décadas. Esto explica que cientos de artículos sobre las mejores formas de aumentar la duración de la batería salpiquen todos los rincones de la red.

¿Pero cuáles de los consejos que se dan con más frecuencia son ciertos y cuáles son un engañabobos? ¡Vamos a averiguarlo!

1. Deje que la batería se agote del todo para que dure más

Quizás una de las peores leyendas que existen en torno a esta cuestión solo se aplique a las baterías que son de níquel-cadmio de la década de los 80 o los 90 y que encontramos en... hmm... ¿la GameGear de Sega o la videocámara de Sony de 1993? Según esta antigua norma, hay que dejar que la batería del teléfono llegue al 0 % para cargarlo; si no, se da el «efecto memoria», que reduce la capacidad de la batería.

Vamos a contar la verdad. Las baterías actuales de iones de litio no sufren este fenómeno ni «se olvidan» de su capacidad total solo porque enchufemos el teléfono con una carga del 30, el 50 o el 97 %. Si este mito siguiera siendo cierto hoy en día, el Galaxy S6 y el iPhone 6S que tengo desde hace un año morirían en cuestión de minutos, ya que los quito de la base de carga unas 50 veces al día para navegar por Internet, contestar llamadas (que pueden durar horas) y ver vídeos en YouTube.

Dispositivo elegante

Eso sí, las baterías de iones de litio vienen con una serie determinada de ciclos de descarga. Normalmente varios miles, con lo que se tarda años en agotarlos. Además, lo de los ciclos funciona del modo siguiente: si el teléfono se descarga un 75 % (y lo carga un 75 %) un día y un 25 % el día siguiente, se completa un solo ciclo de descarga, no dos.

Veredicto: FALSO

2. Deje que la batería se agote del todo para calibrar el medidor

Según este bulo, el teléfono no reconoce bien el nivel de carga real, de modo que si le damos dos puntos de referencia claros, el 0 % y el 100 %, garantizamos la precisión del calibrador. Esto se debe a que las baterías de iones de litio del teléfono y otros dispositivos móviles pierden un porcentaje minúsculo de su capacidad de carga original con el tiempo, lo que significa que el sistema operativo no indica la carga de batería correcta.

Para lograr que lo haga, hay que dejar que la batería se agote completamente y luego cargarla del todo cada 2 o 3 meses. El sistema operativo detecta la descarga al 0 % y puede mostrar el nivel de batería actual correctamente del 0 al 100 %, aunque la capacidad física real se haya reducido al 98 %.

¡Máxima potencia!

Sugerencia: Nuestra aplicación gratuita AVG Cleaner para Android también muestra el estado de la batería en un momento dado comparando la capacidad original de carga con la actual.

Veredicto: VERDADERO

3. Use solo cargadores y cables del fabricante del teléfono...

… ¡si no, el teléfono se fundirá!
… ¡si no, el teléfono no cargará tan rápido!
… ¡si no, el teléfono se convertirá en un ser inteligente que les hará esclavos a usted y a toda la humanidad!

Qué pereza. Llevo años leyendo estos bulos. Seguramente los artífices de algunos de ellos sean los propios fabricantes de móviles, que prefieren venderle sus cables, cargadores, soportes y bases de carga inalámbricas. Por lo general, los cargadores de otros fabricantes son tan capaces de cargar un teléfono como los originales.

Pero no sea tacaño. He perdido la cuenta de la cantidad de cargadores que he comprado a 3,99 € en aeropuertos o tiendas de electrónica al azar de Asia y que a las pocas semanas ya no funcionaban. Si quiere fiabilidad, use el cable original que venía con el teléfono o lea las opiniones de Amazon. Si un cable de carga pertenece a una marca prestigiosa y tiene cientos de reseñas con cinco estrellas, estará eligiendo bien.

Pero hay que destacar algo: los cables USB-C nuevos son la excepción que confirma la regla. Ahora existen numerosas implementaciones entre USB-C de OnePlus y las especificaciones oficiales de USB-C. Usarlos juntos podría acabar por dañar la batería del teléfono. Eche un vistazo a https://plus.google.com/+BensonLeung y lea opiniones y otras cuestiones sobre el tema.

Cárgueme

Veredicto: FALSO (salvo que compre un cable sin marca y con una reseña de una estrella en un mercadillo)

4. Desenchufe el teléfono cuando esté al 100 %

… ¡si no, se sobrecarga! ¡O se quema!

Una vez, un buen amigo me desenchufó el teléfono cuando estaba al 100 % aduciendo que, si lo dejaba, la batería se iba a estropear. Hasta algunas revistas tecnológicas serias afirman que esto es cierto. Bueno, pues no. Todos los dispositivos modernos detienen o reducen drásticamente el flujo de potencia a la batería cuando alcanza su capacidad total y simplemente alimentan el propio dispositivo.

Dicho esto, me he dado cuenta de que los teléfonos se calientan ligeramente cuando están enchufados, lo cual, a lo largo de periodos muy pero que muy prolongados, podría ejercer un efecto adverso sobre el hardware. Aun así, un dispositivo puede tardar años en fallar por el simple hecho de calentarse un poquito más de lo normal.

Veredicto: FALSO

5. Evite las temperaturas extremas

Hablando de calentamiento, llegamos a otro consejo típico sobre las baterías: el uso del teléfono en un ambiente con temperaturas extremas de frío o calor puede perjudicar la batería. Esto es verdad, puesto que las oscilaciones fuertes y los extremos de temperatura afectan al flujo de iones y a la estabilidad química. Además, la velocidad de la reacción química que se da en las baterías de iones de litio aumenta con la temperatura, lo que genera un calor que degrada todavía más la batería y puede llegar a deteriorar el teléfono (por suerte, los teléfonos integran un mecanismo para impedir que esto suceda: directamente se apagan).

Si bien unas temperaturas excesivamente bajas no suelen estropear la batería, pueden reducir en gran medida su duración. Tal vez haya observado que la batería se gasta mucho más rápido cuando usa el teléfono en la calle en invierno.

Veredicto: VERDADERO

Y, de propina, dos bulos a prueba

Aunque no es algo que esté directamente relacionado con la batería, muchas tiendas aseguran que cerrar aplicaciones y desactivar funciones (como el wi-fi) sirve para alargar su duración. Lo segundo es cierto, pero lo primero no tanto.

Cerrar aplicaciones no tiene prácticamente ninguna repercusión sobre la autonomía de la batería. Es más, al cerrarlas, luego se necesitan más recursos (y, por ende, potencia) para volver a abrirlas.

Sin embargo, desactivar algunas funciones de hardware (como el wi-fi, el Bluetooth, el GPS y el 4G) puede mejorar la autonomía de la batería de forma notable.

Veredicto: Falso (lo de las aplicaciones) y verdadero (lo de las funciones de hardware)